Un mosquito no puede frenar una locomotora, pero puede llenar de ronchas al maquinista (Quino)
¿Es tu primera visita a Nanopoder? Quizás te interese suscribirte al feed o recibir las entradas en tu e-mail a medida que se publiquen.

Estado del estado

viernes, 26 de octubre de 2012

Voy a listar algunas de las funciones que hoy tiene el Estado argentino. No las que necesariamente considero que  debería tener, sino de las que seguramente coincidamos en que es el responsable en la actualidad (sin un orden particular):


  • Defender la aplicación de la Constitución como ley suprema de la Nación
  • Garantizar la seguridad interior
  • Proteger el valor de la moneda (i.e., nivel general de precios y tipo de cambio)
  • Fomentar un sistema tributario equitativo horizontal y verticalmente (les recuerdo que el IVA sigue siendo del 21%)
  • Administrar los recursos fiscales con equidad, transparencia y austeridad
  • Brindar excelente cobertura de salud y educación públicas
  • Garantizar la separación e independencia entre poderes
  • Mantener equilibrio fiscal y pagar las deudas en tiempo y forma
  • Asignar los recursos exclusivamente de acuerdo a criterios de eficiencia y efectividad 
  • Mantener relaciones diplomáticas armoniosas con el resto del mundo
  • Crear y mantener reglas de juego previsibles
  • Defender la vida de los ciudadanos
  • Sujetarse al estado de derecho, cumpliendo y haciendo cumplir toda norma o dictamen judicial
  • Proveer estadísticas confiables

Antes de que discutamos qué tanto debe avanzar el Estado, si debe poseer empresas de energía o hasta supermercados, ¿qué tan bien está cumpliendo con sus funciones más básicas, algunas de ellas indelegables? ¿Tiene una buena performance como para confiarle un rol aun mayor? ¿Vamos por el buen camino? ¿Cómo se comparan estas mismas atribuciones con, digamos, el estado sueco? 

Más alla de lo que opinemos conceptualmente de lo que debería ocurrir, ¿cómo está lo que ya ocurre?

11 comentarios:

Mariana dijo...

Bien, pensando en que evidentemente el malestar cotidiano implica que esas cuestiones no esten zanjadas o en vìa de. Como profesora hago recorridos por la historia argentina y me encuentro con privatizaciòn-nacionalización- privatización - nacionalización, que en ambos casos en nuestro país nunca son eficientes porque siempre que se escarba hay algún negocio malicioso...
Mi deseo es que como democracia seamos más autocríticos, no tan dogmáticos y con más ganas de laburar en serio que de hacer tanta propaganda. Saludos, y bueno leerte

Gonzalo dijo...

Tu planteo es adecuado, pero si estas insinuando que hay que delegar esas facultades al mercado o los privados volveríamos a lo mismo por diferentes vías.

La única forma de que las cosas funciones es no delegar nuestra representatividad, un desafío enorme pero no imposible.

En otras palabras cada ciudadano, y la ciudadania en su conjunto, debe supervisar y demandar que al ente que le corresponda, sea publico o privado, que cumpla sus funciones.

Por ahora es una utopia porque hay un concepto errado de que votar cada 2/4 años es democracia. Democracia podría empezar a ser votar 10,20 o más veces al año. Revocaciones de mandato incluidas.

Coki dijo...

@Gonzalo,

Mi primer planteo es que antes de hacer grandes debates ideológicos sobre el rol del Estado y Suecia y bla bla, veamos qué tal está ejerciendo hoy el Estado los roles que le dimos. Si lo hace mal, algo hay que hacer al respecto. Y, claramente, no permitir que siga sumando atribuciones, pues no puede ni con las que ya tiene.

Sí creo que el mercado debe ocuparse de la mayoría de las cosas. Ahí yace la real representatividad y hay demasiada evidencia al respecto. Pero no es el objetivo ni el tema del post.

Gonzalo dijo...

Los roles dados no están siendo ejercidos. Por el contrario, hay personas utilizando el aparato estatal para su beneficio personal y a eso se ha reducido todo.

Algo hay que hacer, eso esta claro. La pregunta es que.

A veces pienso que hay que levantar el guante de los kirchneristas y políticos en general, que rezan "Si no te gusta lo que hacemos arma un partido y preséntate a elecciones."

Pero ponele que en un golpe de suerte inaudita gana una persona honesta, preparada y bien intencionada. Hace todo bien durante cuatro años, se va y viene un cretino de cuarta y deshace todo lo que se hizo en cuestión de semanas.

Si nuestro destino depende de la benevolencia de grupos reducidos de personas que forman los gobiernos de turno no iremos nunca a ninguna parte.

Coki dijo...

Es que creo que es hora de que la gente se despierte del adoctrinamiento peronista que cree que la riqueza, la prosperidad y el bienestar dependen de un líder / del Estado.
La riqueza la generan los ciudadanos que trabajan, que arriesgan lo que tienen al invertir, etc.
Ahí está el punto, pero algo le pasa a los argentinos que les asusta la idea de que no haya un líder supremo ocupándose de cada detalle de sus vidas.
No hace falta una persona honesta y buena, como decís. Hace falta que las personas honestas y buenas se aviven de que ellos son los que hacen al país y no van a tolerar que les roben lo suyo ni que los insulten quienes en realidad son sus empleados.

Martín Maglio dijo...

El estado del Estado es calamitoso. Tanto, que no cumple con nada de lo que le correspondería cumplir.
El preámbulo de la Constitución Nacional pareciera ser un documento escondido en una pirámide debajo del cerro Uritorco al que nadie accede.
Así, el Estado es utilizado para hacer "grandes negociados" personales por parte de los que usufructuan el poder. Cada vez, más gente quiere vivir del Estado. El futuro, de seguir así, es más que previsible...

Tortita Negra dijo...

No es solamente un problema de estado vs. mercado: El problema es "geométrico" Cuanto más grande es el estado mas difícil es controlarlo.

Vayamos a una hipótesis como la que dice Gonzalo en su primer post "la ciudadanía debe supervisar y demandar al ente que le corresponda" que es un punto de vista a mi entender tristemente generalizado.

No funciona, por que cada ciudadano tiene ditstintos intereses, con lo cual su (digamos) "cono de entendimiento" (análogo al cono de visión física) está limitado a su área de necesidad o entendimiento. Desde esta perspectiva es muy difícil apreciar las limitaciones del área y sobre todo la limitación primordial que implica que el estado asigna prioridades por que necesita un presupuesto y de éste sólo una porción va al área. Además la gente tiene que producir y vivir para sí misma, no para el estado. Se supone que es soberana, no sierva.

¿Nunca escucharon la diatriba izquierdista aquella de que "el estado recauda un infierno de plata y dedíca a (XXX) solamente un XX% del presupuesto"?

Indefectiblemente se cae en un esquema de puja distributiva y de conflicto, donde a la gente le importa nada mas que su área de influencia o "parcela" Es una versión psicológica-política de la tragedia de los comunes, pero sin campos y sin ovejas.

En este esquema gana la facción que logra asignarse mas recursos del estado, que es al día de la fecha ese conglomerado que llamamos "kirchnerismo" La novedad del kirchnerismo es que ya no les alcanza con la plata que han levantado de impuestos (creo que es el primer gobierno de la historia argentina que ha levantado semejante dineral), el maltrato que propinan a la gente que les señala su impericia, y al hecho de que han puesto a gente tan inutil de toda inutilidad que no califica ni para administrativo de un centro de estudiantes pedorro

Me parece mejor que el estado se dedique a las pocas cosas que debe hacer bien y el resto que la gente necesite lo irá haciendo ella misma



Coki dijo...

Hola Tortita Negra! Gracias por comentar!

Parte de lo que decís es incluso un modelo microeconomico, el llamado "búsqueda de renta económica". Dice, en resumen, que el costo del individu o de controlar al Estado no amerita cuánto ahorraría si, digamos, logra evitar la corrupción.

O sea, una obra civil totalmente corrupta puede costarle sólo unos pesos de impuestos a cada habitante, mientras que significa mucho para las coimas de los corruptos (ya que son muchos menos). Entonces, no hay incentivos para denunciar o perseguir (más cuando, en el caso argentino, ni hay justicia donde denunciar).

Otro punto es la asignación de recursos. Los gobernantes son gente como cualquiera, con sus intereses personales ¿Por qué asignarían mejor esos recursos que quienes los deben usar e intercambiar por otros para subsistir?

Tortita Negra dijo...

Si Coki:

esa que describís en el segundo párrafo es la "condición inicial" y la carga impositiva es pequeña.

Cuando el estado ha crecido por 100 órdenes de magnitud luego de casi 80 años, ya nadie sabe ni que es la ley ni de que se trata (27.000 leyes federales mas 4X decretos reglamentarios y circulares orgánicos) y lo que sabe es que tiene que garpar por todo para no ir en cana y que le debe todo al estado, y tiene que certificar con copia octuplicada y legalizada que la actividad que quiera emprender no sea "ilegal"

Obviamente la historia argentina de los últimos 100 años es mas intrincada que éso, pero la explicación creo que se acerca a la verdad.

La nuestra es una condición terminal: La presión impositiva es aplastante como nunca, no hay lugar para proyectos personales, y explicame quien sabe como es la estructura y sobre todo, la lógica jurídica de la ley y el sistema económico. La respuesta es nadie. Por eso los políticos hacen lo que quieren y todo se cae a pedazos.

El ideal de la política es tener un gallinero de gente que los vota para mantener la pátina democratica, y después hacerse ricos explotando al país como si fuera una estancia. Mientras la gente no se dé cuenta de ésto estamos en el horno. Y no me refiero al villero que revuelve la basura para comer ese que vive en e conurbano profundo. Me refiero a gente con estudios universitarios que todavía pondera "el modelo" (como si éste consistiera en algo mas que robarse hasta los azulejos de los baños de la rosada) y te habla de lo "inteligenta" que es la "presidenta"

abrazo
TN

Coki dijo...

Absolutamente.

Y te imaginaras que la gigantezca maraña de leyes, regulaciones, impuestos, etc. fueron creados (o al menos funcionan) en gran medida como una manera de darle aun mas poder al politico/burocrata para hacer excepciones a cambio de un buen retorno.

El incentivo a la corrupcion es altisimo.

Oz dijo...

Excelente post, muchas gracias por compartirlo, da gusto visitar tu Blog.
Te invito al mio, seguro que te gustará:
http://el-cine-que-viene.blogspot.com/

Un gran saludo, Oz.