Sistema económico y rentístico

Sistema económico y rentístico, de Juan Bautista Alberdi

Un clásico de vigencia eterna

Después de publicar las Bases…, que inspiraran la sanción de la Constitución, Juan Bautista Alberdi desarrolló, en apoyo de la puesta en aplicación del texto constitucional, su Sistema económico y rentístico de la Confederación Argentina, según su Constitución de 1853. Se trata de un libro más técnico, menos político que la Bases… A lo largo de sus casi 400 páginas (que suelen ser más en ediciones con tipos grandes) el autor desglosa todas las disposiciones que dan sustento al ordenamiento económico consagrado por la Constitución.

De ese modo, va demostrando que la Constitución de 1853 consagró un sistema completo, orgánico y coherente, con el fin de crear las condiciones político-institucionales necesarias para lograr el objetivo con el que fue sancionada, es decir, promover el progreso, la inmigración y la inversión productiva.

“Esparcidas en varios lugares de la Constitución, sus disposiciones no aparecen allí como piezas de un sistema, sin embargo de que le forman tan completo como no lo presenta tal vez constitución alguna de las conocidas en ambos mundos”, explica en la Introducción.

El libro está dividido en tres partes que tratan, respectivamente, sobre la producción de riqueza, la distribución de la riqueza y la administración del tesoro nacional. El rasgo más importante de todo su desarrollo es, precisamente, la coherencia de todo el sistema que propugna. Lógicamente, desde la perspectiva actual, plagada de artificios económicos de matriz keynesiana, el libro de Alberdi parece anticuado. Pero ¿quién ha demostrado que lo actual sea mejor que aquellos sólidos y prudentes fundamentos sobre los que la economía de entonces se sustentaba?

Quizá algunos de los instrumentos operativos empleados en el siglo XIX esté superado por la tecnología actual. Pero la valía del pensamiento económico de Alberdi está situada en los fundamentos filosóficos sobre los que sus ideas se sustentan, y esos principios son inmutables, aunque cambie la metodología técnica por medio de la cual se aplican.

El crecimiento y el despegue de la Argentina se fundamentaron en la puesta en aplicación de los principios explicados en este libro y la decadencia comenzó cuando esta orientación quedó abandonada hacia los años ’30 y ’40 del siglo pasado. Luego, el rumbo nunca se corrigió. Entonces, la búsqueda de un rumbo sólido que encauce a nuestro país por una senda de progreso y bienestar requiere reencontrarnos con los principios establecidos por Alberdi, quizá más en el Sistema económico y rentístico… que en las propias Bases… que, por ser un libro más político que operativo, puede haber quedado más superado por el tiempo.

Si bien el libro debe ser leído en su totalidad –y conviene decir, con la mayor honestidad, que es un libro denso, que exige atención y concentración en el lector− hay un pasaje en particular que es especialmente memorable. Se trata del apartado V del capítulo IV de la tercera parte, donde hace un análisis minucioso de las ventajas y desventajas de los diferentes tipos de impuestos, especialmente en relación con la justicia de su aplicación. Alberdi defiende en ese pasaje –y explica detalladamente por qué, con argumentos que son absolutamente válidos actualmente− las ventajas no simplemente prácticas sino también éticas de los impuestos indirectos, es decir, a las transacciones –en nuestra nomenclatura actual, se trataría del IVA− antes que cualquier tipo de impuesto directo, como ganancias, bienes personales y otros similares.

En el balance general, el Sistema económico y rentístico… es una obra que sería extremadamente útil que fuera parte del debate político-económico de la Argentina actual. Los conceptos que contiene constituyen un revulsivo que pone en cuestión la esencia del pensamiento económico dominante en nuestra época. Pero precisamente por eso el libro merece ser tenido en cuenta. Se trata de una obra donde el fundamento del ordenamiento económico es –y explica cómo y por qué− la libertad individual, el orden espontáneo y la deliberada limitación de la actuación del Estado, justamente todo lo contrario del pensamiento dominante actualmente.

Quizá para ratificar la validez de esa conocida frase que señala que “para novedades, los clásicos”, el libro de Alberdi, tan olvidado, tan soslayado, tan desdeñado, requeriría una amplia difusión, análisis y debate. Una parte muy relevante de la recuperación económica de la Argentina está contenida en esas antiguas pero vigentes páginas.


El libro se puede descargar gratis desde:
http://www.eseade.edu.ar/files/riim/RIIM_53/53_5_alberdi.pdf


Si el enlace de arriba no funciona, no hay de que preocuparse, tenemos una copia en nuestro servidor:
http://www.nanopoder.com.ar/public_html/copias/53_5_alberdi.zip