El robo del subsuelo, de Guillermo Yeatts

El robo del subsuelo, de Guillermo Yeatts
Un libro “con los pies sobre la tierra”

La producción de petróleo ha tenido grandes altibajos a lo largo de la historia argentina. Hubo etapas en las que la producción tuvo excedentes que dieron lugar a la exportación, y otros tiempos en los que fue necesario complementar la explotación nacional con importaciones. Esas vicisitudes se explican, esencialmente, por las variaciones en los marcos institucionales que rigieron la actividad petrolera.

El desarrollo de esos vaivenes y las consecuencias que sucesivamente se fueron produciendo como derivación de ellos, fueron detalladamente narrados por Guillermo Yeatts, en su ensayo El robo del subsuelo. Pero la afirmación de que el libro se limita a narrar la historia del petróleo en la Argentina sería una subestimación. Yeatts va mucho más allá. La obra relaciona las sucesivas decisiones políticas con las respectivas matrices ideológicas que las inspiraron, y describe los marcos jurídicos que los diferentes gobiernos fueron diseñando para instrumentar esas iniciativas.

El trabajo comienza con una recopilación histórica, en la cual describe las ideas que regían la actividad minera en la España colonial, y compara esas concepciones con el derecho anglosajón. Yeatts enfatiza en las diferencias entre ambos sistemas y explica, razonadamente, por qué los resultados que se obtienen de la aplicación de cada uno de ellos son tan diferentes.

Posteriormente, el libro describe las reglas sobre minería establecidas a partir de la sanción de la Constitución de 1853, y analiza las contradicciones entre esas disposiciones, el pensamiento de Alberdi, y la codificación que efectivamente se aplicó en la práctica. Yeatts denuncia que las reglas que se aplicaron de hecho son contradictorias con las normas establecidas por la Constitución.

Con el descubrimiento de petróleo en Comodoro Rivadavia, en 1907, comienza la historia del petróleo argentino propiamente dicha. Yeatts describe, de ahí en más, las pujas ideológicas y sus correlaciones económicas y jurídicas aplicadas a la explotación del petróleo. Pero el punto relevante es la verificación, casi matemática, de que, a mayor intervencionismo del estado en la actividad, menos producción, y viceversa. El trabajo describe en detalle los diferentes marcos regulatorios, aplicados en los diferentes períodos, y detalla los efectos que de sus respectivas aplicaciones se derivaron.

La posición general que Yeatts defiende es que la propiedad del subsuelo sea asignada al propietario de la superficie, de modo tal que, si se descubre petróleo –o cualquier otro mineral− en un determinado ámbito, el derecho sobre esos yacimientos pertenezca al dueño de ese campo. En el derecho vigente en la Argentina, los bienes yacentes en el subsuelo pertenecen al estado. El razonamiento desarrollado por el autor es que esos dos marcos jurídicos generan distintas estructuras de incentivos y por eso los resultados serían sustancialmente distintos.

Resulta interesante destacar que el libro es claro, su desarrollo cronológico es ordenado, y las referencias que hace a circunstancias históricas están muy bien documentadas. La línea argumental refuta con argumentos muy plausibles la absurda tesis nacionalista de que el petróleo es un “recurso estratégico” y que por ese motivo su explotación debe estar regida por decisiones gubernamentales. Yeatts rechaza esa posición y ubica al petróleo como una mercadería más, cuya explotación está regida, como cualquier otra, por su valor establecido por el mercado, conforme resulte útil para satisfacer las demandas de los consumidores. El autor rompe con la retórica nacionalista y adopta un enfoque pragmático y utilitario, destinado a generar condiciones que permitan aplicar el petróleo –y todos los minerales, en general− a la producción de bienestar humano. Se trata de un libro –nunca menor empleada la metáfora− escrito “con los pies sobre la tierra”. Vale la pena la lectura de un texto que, como pocos, desmitifica con argumentos y sin ideologismos abstractos, la demagogia populista que suele asociar la explotación de los recursos petrolíferos con la grandeza, la independencia y la gloria de la patria…